Los derechos del paciente al poner fin a la vida: lo filosófico contra lo personal

Friday, 4 December 2015

Un juez dictaminó que una hija puede consentir a rehusar tratamiento en el nombre de su madre en ‘estado vegetativo’.
 

Un juez en la audiencia del tribunal de Protección en el Reino Unido dictaminó que la hija de un paciente con incapacidades cognitivas y verbal en un estado vegetativo, como resultado del impacto degenerativo progresivo de esclerosis múltiple, puede consentir en el nombre de su madre a rehusar tratamiento. El juicio cubre leyes, aspectos políticos y guías clínicas muy importantes, relacionadas con los procesos de toma de decisión acerca del final de la vida y particularmente el consentimiento del paciente. 

Este juicio no se refiere al derecho a morir. No existe tal derecho. Trata sobre el derecho del paciente a vivir sus últimos días de una manera que hubiera querido. El juez evaluó la ‘inviolabilidad de la vida’ como un concepto ético y lo sopesó con el derecho del paciente a autodeterminación o autonomía personal.

El juez tuvo que consultar jurisprudencia y marcos éticos complejos (todos listados en el juicio) para equilibrar la ‘inviolabilidad de la vida’ con el derecho del paciente a la autodeterminación o la autonomía personal para evaluar los mejores intereses del paciente. A través de su hija y otra evidencia, el juez evaluó cómo era el paciente antes de entrar en un estado vegetativo: cuales eran sus circunstancias, puntos to vista y actitudes.  

La hija quería poner fin a los tratamientos que sostenían la vida por medio de nutrición e hidratación asistida clínicamente, dada a través de un tubo de gastrostomía endoscópica percutánea (GEP), sobre la base de que la continuación de esta intervención iba en contra de los mejores intereses de su madre. Su madre carecía de la capacidad de litigar o si quiera participar en cualquier aspecto de la toma de decisiones.
 

Infórmese sobre el veredicto oficial aquí (en inglés): 

Para más información​...