Medicamentos falsificados 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define un medicamento falsificado como ‘medicamentos en cuyas etiquetas se incluye, de manera deliberada y fraudulenta, información falsa acerca de su identidad o procedencia’.
 

‘Las falsificaciones se realizan tanto de productos de marca registrada como genéricos, y pueden incluir productos con los ingredientes correctos o incorrectos, sin ingredientes activos, con ingredientes activos insuficientes, o con embalaje falso.’
 

Riesgo para el paciente​

Los medicamentos falsificados suponen una amenaza cada vez mayor para la seguridad del paciente. Organizaciones de pacientes y el público pueden desempeñar un papel importante en el combate contra las medicinas falsificadas, especialmente estando involucrados en acciones políticas globales coordinadas a alto nivel, defensa de políticas nacionales, o iniciativas nacionales y locales para despertar conciencia pública de medicamentos falsificados. Hay varias iniciativas internacionales que tienen el objetivo de combatir medicamentos falsificados. Nuestro mensajes claves son:
 

Apoyamos un enfoque global con actores múltiples​

Los medicamentos falsificados tienes un alcance global, por lo que ningún país está protegido. Todos tenemos la responsabilidad de prevenir que las falsificaciones hagan daño a los pacientes en situaciones vulnerables. Colaboración ofrece la oportunidad de maximizar conocimientos y recursos para desarrollar soluciones apropiadas y rentables.
 

Promovemos el involucramiento de pacientes y profesionales de salud en iniciativas políticas y la sensibilización​

Los pacientes mismos tanto como los profesionales de salud aportan una valiosa contribución en la detección y denuncia de medicamentos falsificados. Los pacientes necesitan información accesible y precisa.

IAPO lanzó una intervención sobre el tema en la Asamblea Mundial de la Salud de la OMS en 2013.